Cocina

Maridaje ‘for dummies’, ¿qué alimentos combinan mejor con cada tipo de vino?

Los maridajes llevan años de moda. Ya no vale con saborear un buen vino, ahora además hay que saber combinarlo a la perfección con los alimentos que mejor se adaptan a sus cualidades, pero… si no somos unos entendidos en vinos, ¿cómo hablamos de maridaje sin hacer un poquito el ridículo?

Tranquilos, que hemos oído vuestra llamada y hemos venido al rescate. Lo cierto es que sacar cada detalle de un buen caldo a golpe de paladar no es nada sencillo, no nos engañemos, esas cosas que se ven en las catas de vino profesionales son cosas de estrella Michelín. Nosotros nos apañamos con mucho menos, pero no por ello tenemos que dejar de disfrutar de una buena combinación que convierta nuestra hora de la comida en algo más, en una verdadera experiencia gastronómica.

Sin entrar en grandes detalles, podemos hacer una clasificación de vinos hasta cierto punto sencilla y enlazarla con la tipología de alimentos que más le van, ¿nos animamos?

Por todos es sabido que los blancos combinan bien con el pescado, pero… ¿todos los blancos? ¿con todo el pescado? Lo cierto es que los blancos jóvenes son ideales para los aperitivos, los jóvenes de variedades nobles son los ideales para pescados blancos y mariscos y los fermentados en barrica son perfectos para sabores más intensos, como el queso curado o los ahumados. ¿Qué, hasta aquí bien? ¡Pues seguimos!

Dentro de los tintos podríamos hacer otras tres divisiones: los jóvenes, para embutidos, pescados azules, carnes blancas y pescados en salsa; los crianzas, ideales para carnes rojas, guisos de larga cocción y quesos fuertes; y los ‘Gran Reserva’, para guisos de caza, grandes citas y… no, ni se os ocurra mezclar uno de estos con gaseosa, que os crujimos vivos.

Por último los finos y manzanillas, perfectos para el aperitivo y pescados a la plancha, y los rosados, para arroces, pastas y verduras. ¡Ah! También está la variedad de los dulces, ¡tremendos para el postre!

Como os decíamos un poco más arriba, a estos niveles no merece la pena entrar en las notas afrutadas, de roble, de vainilla o incluso de tabaco que desprende un vino… de momento nos quedamos en lo básico: si nos gusta, no sabemos si es o no bueno, ¡pero está bueno! ¡Disfrutad!

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top