Comunicados

Manipulador de alimentos: garantía de seguridad alimentaria

En un mercado tan delicado como el de la salubridad alimenticia, toda seguridad es poca.

La seguridad en las cosas que comemos es de vital importancia. Nuestra salud depende de ello, por lo que no podemos tomar a la ligera que lo que ingerimos esté correctamente manipulado. De ahí que la figura del manipulador sea tan relevante en nuestra sociedad. Veamos algunos requisitos que debe cumplir un profesional de la alimentación, así como la importancia de que esté bien formado para garantizar la seguridad alimentaria.

El manipulador de alimentos: mucho más allá del camarero o el tendero

Cuando oímos hablar de la manipulación de alimentos, puede que venga a la cabeza la imagen de un cocinero o un camarero en un restaurante. Tal vez pensemos en la persona que corta la carne y el pescado en el súper, o que nos da la verdura.

Sin embargo, antes de que recibamos esta comida, la materia prima ha pasado por muchas otras manos. Desde su origen, el modo en el que se haya manipulado determina si lo que comemos es seguro o no. De hecho, las noticias de intoxicaciones alimentarias se deben a un fallo en el modo de tratar la comida, bien sea un ingrediente en concreto, un envase que no cumple con la normativa o alguna otra razón. Un solo error puede convertir un alimento en un peligro potencial. Por ello, se han creado normas para evitarlos, desde que se recogen hasta que llegan a la mesa, pasando por el almacenamiento, transporte o envasado. Cualquiera de las personas que tienen un contacto con alimentos son en realidad manipuladores. Y como tales, tienen que estar formados correctamente en su tarea.

Profesionales bien formados

El manipulador de alimentos es un profesional bien formado. De hecho, solo si ha demostrado sus conocimientos, recibe el certificado que le permite trabajar en alguna de las áreas relacionadas con la alimentación. De no ser así, ninguna empresa podrá contratarlo, enfrentándose a sanciones en caso de que haya una inspección y se detecte la falta de estos certificados por parte de alguno de los empleados.

En realidad, más que un simple trámite burocrático para evitar multas, las empresas están concienciadas de que solo con personal bien formado pueden garantizar que los alimentos se encuentran y manejan dentro de unas normas de seguridad concretas. Así, quienes degusten cualquiera de las elaboraciones o alimentos, lo hacen con la seguridad que merecen.

Todo el que quiera trabajar en el sector de la alimentación, desde su origen hasta el punto final de relación con el consumidor, tiene que formarse en seguridad alimentaria. Para ello, hay centros especializados en impartir cursos y emitir certificados, una vez que se ha demostrado los conocimientos suficientes.

Tras disponer del carnet de manipulador, el profesional de la alimentación está obligado a cumplir con los requisitos que se le exigen. En función del puesto que ocupa, deberá seguir unas normas más o menos estrictas, todas ellas relevantes para cumplir con su cometido.

La manipulación de alimentos es una herramienta fundamental en la sanidad actual. Preserva a la población de problemas de salud que pueden ser muy peligrosos. De ahí la importante de tener personal formado adecuadamente.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top