Economía

Joyería en el mercado online

Cada vez más, las joyas se compran a través de Internet.

Desde hace cinco años, el volumen de las operaciones online se ha incrementado de forma exponencial. Lo que antes nos parecía una extravagancia, frívola e incluso peligrosa, hoy es la norma. Nos hemos acostumbrado a comprar por Internet. Los métodos son cada vez más seguros, la transacción más rápida y, aunque perdemos el trato personal, podemos escoger entre una oferta abrumadora. Este tendencia a afectado a todos los sectores y la joyería no es una excepción ni mucho menos. La plata es más online que nunca.

En los últimos años y paralelamente al auge general de los negocios en la Red, la joyería online, algunas de nueva planta pero otras tradicionales y reconvertidas al medio web, no han dejado de proliferar y podemos encontrar productos de todo tipo.

Las webs se reivindican precisamente por tratar de hacer de la joyería un mercado más accesible, no limitado a grandes bolsillos ni a grandes ocasiones sino como un accesorio más. Al fin y al cabo, el modelo de negocio online permite un mayor abaratamiento de los costes y precios finales muy competitivos que, especialmente en el caso de las joyas, el consumidor agradece.

Que nos ofrecen estas webs

En primer lugar, un catálogo muy extenso, desde collares, pulseras de plata, anillos de todos los tamaños o colgantes de plata, podemos encontrar exactamente el producto que buscamos e, incluso cuando no sabemos exactamente qué queremos pero sí tenemos una idea, siempre podemos utilizar sus herramientas de búsqueda (ya sea buscando directamente o navegando por las categorías de la web) para dar con un producto que se ajuste a nuestras necesidades.

Ya hemos comentado antes el factor del precio; las joyas online tienen casi siempre precios más bajos que en una joyería física y suelen tener múltiples ofertas y promociones que podemos aprovechar.

Además, la compra por Internet es siempre más rápida y sencilla, podemos comparar cientos de productos en unos minutos acotando el precio o el tipo de joya y pagar nuestra pieza en varios clicks. Luego simplemente esperar a que llegue a casa nuestro paquete.

El miedo a las estafas

Sigue habiendo recelos a la hora de comprar por Internet y cuando estamos hablando de joyas siempre aumentan. No está de más ser precavido y hay que contrastar siempre los sitios que visitamos, si la oferta es demasiado tentadora puede haber trampa. Pero, por otra parte, si verificamos la confianza de la web, los pagos online son perfectamente seguros ya sea directamente con tarjeta o con el servicio PayPal.

En definitiva, parece que la tendencia ha llegado para quedarse y, mientras no se nos vaya de las manos, está bien sacarle partido a las ventajas de comprar online. El anillo de nuestros sueños puede estar esperando en la Red.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top