Ocio

Bruselas, mucho más por descubrir de lo que se pueda pensar

Más allá de su claro papel institucional, la ciudad ofrece una amplia oferta cultural, arquitectónica y gastronómica a descubrir.

Más allá de su fama de ciudad lluviosa, gris y aburrida; de su estatus como centro político de la Unión Europea; de sus, justamente famosas, cervezas y chocolates; o del Artomium, Bruselas es un destino turístico de primer orden al que todo amante de los viajes y la cultura europea en toda su extensión no debiera renunciar acudir al menos una vez en su vida. La ciudad ofrece una multitud de posibilidades que abarcan museos, monumentos y gastronomía entre otras alternativas que harán las delicias de cualquier viajero.  Su arquitectura, su ambiente y su gente la dotan de un encanto que acompañará a la visita añadiéndole un extra que transformará la estancia en algo inolvidable.

 

Uno de los mejores miradores para asomarse a la ciudad es el Mont des Arts que nos proporcionará unas vistas espectaculares de Bruselas. El visitante no querrá dejar pasar la oportunidad, en cualquier caso, de ver de cerca los lugares más emblemáticos de la ciudad por mucho que las vistas desde el mirador sean impresionantes. Así, una visita al Palais Royal de Bruxelles se convierte en obligada, especialmente si viajamos en verano cuando abre sus puertas al público. Este magnífico Palacio del siglo XVIII, y restaurado en el siglo XX por el rey Leopoldo II, se levanta sobre los cimientos de la residencia de los Duque de Brabante, el antiguo Palacio de Coudenberg, construido a mediados del siglo XI. También presenta un especial interés el Palais de Justice, uno de los edificios más grandes de Europa y el mayor construido a lo largo del siglo XIX. También del siglo XIX datan las extraordinariamente bellas Galerías Saint Hubert, un centro comercial que alberga tiendas de lujo, maestros chocolateros y alguno de los mejores restaurantes de la ciudad. Solamente pasear por ellas bajo sus techos acristalados ya es un deleite para los sentidos.

Si París tiene la Torre Eiffel, Bruselas puede presumir del Atomium, una estructura de más de cien metros altitud que puede ser visitada e incluso dispone de un restaurante en su interior. Además, la ciudad dispone de una amplia oferta museística que abarca todo tipo de exposiciones y campos. El Museo Horta, dedicado a este arquitecto belga, representante emblemático del Art Nouveau; el Museo de Instrumentos Musicales, para aquellos apasionados por la música; el Museo Autoworld, dedicado a la historia del automóvil y que exhibe más de 350 coches de diferente épocas; o el Museo de Ciencias Naturales con su espectacular colección de fósiles de dinosaurios; son algunos ejemplos de cuánto la ciudad puede ofrecer en cuanto a cultura se refiere. Bruselas, más allá de ese sitio lejano que rige parte de nuestros destinos, es un buen lugar para conocer, descubrir y disfrutar.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top