Internacional

Atentado en Francia, dos atacantes asesinan a un sacerdote

Dos hombres armados con cuchillos han tomado este martes cinco rehenes en una iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray, una urbe de 27.000 habitantes ubicada al sur de Ruán, en la región septentrional de Normandía, en Francia.El acontencimiento ha tenido sitio durante la celebración de una misa. Ambos atacantes han sido abatidos por las fuerzas del orden, uno de los rehenes ha sido asesinado y otro ha resultado gravemente herido, encontrándose ahora mismo entre la vida y la muerte. La víctima mortal es el sacerdote, que habría sido decapitado.

Una religiosa que se encontraba en la celebración de la Santa Misa ha podido escapar y avisar a la policía. Una vez allá, los asaltantes se ha precipitado contra los agentes y han sido abatidos.

La toma de rehenes, cuya motivación aún se desconoce, comenzó entre las nueve y nueve y treinta hora local.

Según ha revelado el medio I-Télé, uno de los atacantes procuró ir a Siria en dos mil quince. Este joven, originario de Saint-Étienne-du-Rouvray, la localidad donde ha tenido sitio el ataque, fue expulsado de Turquía en mayo de ese mismo año, antes de ser devuelto a Francia. Luego habría pasado cerca de un año en prisión antes de ser liberado el pasado dos de marzo. Con un brazalete electrónico, retornó para instalarse en la casa de sus padres. Además, en su perfil de la red social Twitter, Conflict News ha publicado información sobre el sacerdote asesinado, al parecer llamado Jacques Hamel y de ochenta y seis años de edad.

Los medios franceses discuten sobre la motivación de este ataque, barajando la hipótesis terrorista, que todavía no puede ser confirmada. Además, asimismo se preguntan sobre la meta de una agresión de este tipo en una localidad tan pequeña, insinuando que el propósito de los atacantes es probar que pueden pegar en todas y cada una partes.

El padre Auguste Moanda-Phuati, al cargo de la parroquia atacada, ha explicado a Libération que iba a reanudar su tarea esta tarde tras retornar de vacaciones y que el sacerdote asesinado le reemplazaba en sus funciones. “No podía imaginarme que nos ocurriese algo de esta forma”, ha afirmado, asegurando que en sus cinco años al frente de la parroquia nunca había “recibido amenazas”.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top