Motor

¿Qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de cambiar de coche?

Te ha acompañado durante un buen número de años, siempre ha estado ahí cuando le has necesitado, nunca le has escuchado un ‘no’ cuando le has insistido para salir a deshoras… es una verdadera lástima tener que despedirse de un amigo, pero llega un momento en el que tu coche dice ‘hasta aquí’.

No le tengas rencor, no se ha hartado de ti, pero los dos sabéis que ya no le quedan muchos metros por recorrer. Ese ruidito extraño cada vez tiene peor pinta, y la última vez que fuiste a cambiarle el aceite el mecánico te dio un listado de retoques más extenso que el currículum amoroso de los concursantes de Mujeres y Hombres y Viceversa…

Por eso, puede que te estés planteando comprarte un coche nuevo… y si no es el caso, atento, porque puede que tu coche tenga algo que decirte de aquí a no muy tardar, ¡y más vale que estés preparado!

Lo primero que debes tener en cuenta es qué necesitas. ¿Siete asientos? Pero si ninguna pareja te ha durado más de dos semanas… ¿Diésel? Depende, ¿haces más de 10.000 kilómetros al año? ¡Pues ya te has respondido tú mismo!

No hay coche en el mercado que aúne las condiciones de un deportivo con la comodidad de un monovolúmen, la versatilidad de un todoterreno con la seguridad de las grandes marcas… no, no lo hay, te lo aseguramos, ya lo hemos estado buscando por ti.

Una vez elegido el modelo, es importante luchar por un buen precio. No se te ocurra ir con prisas al concesionario, déjate querer… y visita varios concesionarios. Una vez consigas el mejor precio, vuelve a llamarles a todos y se lo cuentas, es probable que alguno se sume al carro y te dé una alegría.

Si te dan muy poco por tu coche usado, o simplemente piensas que vale más dinero, intenta venderlo por tu cuenta. A no ser que esté en las últimas, es bastante probable que consigas rascar unos eurillos, ¡y nunca vienen mal!

Pide probar el coche. Está bien que te guste, es importante, pero lo es aún más que sea fácil de manejar, que controles las medidas, que te resulte cómodo… ¡de nada sirve tener una preciosidad si luego te da pereza salir a presumir de ella!

Y por último, pero no menos importante, ten muy presente la financiación del vehículo. Habla con tu banco y con la financiera de la marca. Normalmente, para obtener la mejor oferta, hay que financiar al menos una parte con el concesionario… muy atento a la letra pequeña, que no te la den con queso.

Con esta pequeña guía no te dejarás nada en el tintero a la hora de hacer preguntas y llevar cosas preparadas, ¡ahora solo te queda ir a ver coches y volver a casa sobre ruedas!

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top